Información e Historia

Isla Cristina es un municipio situado en la costa occidental de la provincia de Huelva, Andalucía, a unos 7 km de la frontera portuguesa y encuadrado en la comarca de la Costa Occidental. A primeros de 2012 contaba con una población cercana a los 22.000 habitantes. La superficie del municipio es de unos 50 km².
Sus orígenes se remontan a la fundación de una colonia pesquera por catalanes y valencianos tras el terremoto de Lisboa de 1755, que creció hasta obtener su propio ayuntamiento en 1833 y absorber después al antiguo municipio de La Redondela en 1887.
La actividad principal es la pesca, favorecida por su importante puerto. Su lonja es la primera por subastas de pescado fresco de Andalucía y la segunda por tonelaje, solo superada por Cádiz. Destaca asimismo por la celebración de eventos internacionales, como “El Clúster de Empresas mixtas de pesca”, y por poseer el tercer periódico en antigüedad de Andalucía, llamado La Higuerita. Otros signos de identidad son la reciente actividad turística, así como su carnaval (elemento principal de esta web), uno de los más antiguos e importantes de España.
En el término municipal se encuentran las Marismas de Isla Cristina, protegidas mediante la forma de Paraje Natural, y también varias zonas de pino y matorral del cinturón dunar costero. Debido a su orientación este-oeste, las puestas de sol que acaban entre el mar y la tierra han servido de inspiración a varios poetas, llegándose a crear la ruta de las puestas de sol, con citas célebres de grandes poetas como Rafael Alberti, Gerardo Diego, Juan Ramón Jiménez o Luis Cernuda.

ISLA-CRISTINA-MUCHOVIAJE

 

HISTORIA

 

Siglo XVIII
La fundación de Isla Cristina se remonta a la presencia de comerciantes levantinos de salazones que a partir de 1715 comenzaron a explotar la zona próxima a la desembocadura del río Guadiana.
Las primeras travesías de mercaderes catalanes a la costa occidental de Huelva en busca de bancos de sardina y de atún se documentan en 1724.
Tras el terremoto que dio lugar a un maremoto el 1 de noviembre de 1755, las ligeras construcciones de la isla fueron arrasadas. Es por este motivo que en la siguiente temporada de 1756 los comerciantes catalanes piensan en un emplazamiento estable, más seguro y ventajoso tanto desde el punto de vista geográfico como político, y estableciéndose en él un guarda todo el año, a quien podemos considerar primer habitante (junto a su familia) de esta isla. Este primer habitante se llamaba José Faneca. El pozo del que Faneca extraía agua dulce se hallaba junto a una higuera, por lo que pronto llamarían a dicho enclave La Figuereta, La Higuerita o La Figarilla, según la lengua de quien lo llamara, localizado en una isla entre los esteros, bien protegida de los vendavales. Con relativa rapidez, la isla se puebla de catalanes, valencianos, así como de andaluces y portugueses, que comenzaron a vivir en la isla de manera estable, gracias a la riqueza de su mar.
Durante los primeros años de poblamiento, tanto el señorío de Ayamonte como la villa de La Redondela ejercieron presión recaudatoria sobre la isla. Como quiera que aquella situación entorpeciera el quehacer normal del pueblo, la Higuerita solicitó formalmente su independencia política, algo que fue concedido por Carlos III en 1788.

muelle-martinez-catena_4318601
Siglo XIX
El 12 de abril de 1834 la regente María Cristina de Borbón accede, tras petición popular por los favores recibidos, a dar su nombre a la isla, con lo que La Real Isla de La Higuerita pasa a llamarse Isla Cristina.
Las almadrabas comienzan a despuntar y avanzan las técnicas de pesca tras la introducción del arte de cerco tarrafa por parte del isleño Juan Martín Cabet, que lo importó de los Estados Unidos para la pesca de sardinas.
La antigua villa de La Redondela había permanecido durante todos estos años, tras la fundación del nuevo municipio, en un lento declive y su ayuntamiento acumulaba deudas incapaces de superar. Tras pedir a la institución provincial su anexión a Isla Cristina en 1874 para superar la debacle y serle denegada, se continúa con las negociaciones y finalmente, en 1887 su municipio desaparece al integrarse en el de Isla Cristina. Tras la incorporación de La Redondela, se pasa de los 4.480 habitantes (1877) a los 5.187 en el año de la anexión.
En 1892 se construye la primera gran fábrica de sardinas en aceite así como las salinas, que ya no son un monopolio, dando comienzo a una etapa histórica para el pueblo y de muchas riquezas.

Isla-Cristina2
Siglo XX
Sube la facturación de las sardinas y se crea el Consorcio Nacional Almadrabero, con sede en Isla Cristina hasta su disolución en 1973.
La Higuerita, periódico fundado en 1915, es el único de entre ellos que aún sigue editándose, siendo el decano de la provincia de Huelva y el tercero más antiguo de Andalucía.
Alfonso XIII le concede nombramiento de Ciudad el 29 de octubre de 1924, habiendo superado en la fecha los 10.000 habitantes. En la misma década y, resaltando el auge cultural que vive la ciudad, el 10 de septiembre de 1926 se constituye el Ateneo inspirado en el sevillano, entre el Paseo de las Palmeras y el Paseo de los Reyes.
A finales del siglo XX la lonja de Isla Cristina se mantiene en el primer puesto en subasta de pescado fresco de Andalucía.

300px-Cantil
Siglo XXI
Desde 1994 se comienza un esfuerzo de construcción dotacional donde destacan las infraestructuras deportivas, culturales, así como sanitarias, de transporte y educativas: una nueva estación de autobuses, el Centro Cultural y el parque Central son las infraestructuras más destacadas del periodo. Aumento de población, que supera los 20.000 habitantes.
Los primeros años del siglo XXI se dan cita grandes eventos internacionales y ferias de la industria pesquera-piscícola: se consolidan ferias internacionales con carácter bianual como FAMAR (Feria Andaluza del Mar), heredera de FIMAR (Feria Internacional del Mar), con más implicación de las administraciones que su antecesora.
Se concluye en 2010 un recinto ferial en el parque Central, inaugurado para las fiestas del Carmen de 2010, así como un pabellón cubierto para exposiciones como las ferias del Mar y otros eventos multitudinarios, bautizado con el nombre de El Batel. De esta forma, Isla Cristina ha ido forjándose como ciudad siempre al amparo del mar, sector del que nunca se desligó.

060510IslaCristinaPzaFlores

Comentarios cerrados